Algunos apuntes para fomentar el espíritu crítico del agricultor

Se acerca el cambio de año y el agricultor de Castilla y León se encuentra en un buen momento para sentarse a pensar, a terminar de planificar, incluso a formarse de algún modo. Aumentar nuestros conocimientos y mejorar nuestra cualificación profesional es un mandato que nos atañe a todos, máxime si tenemos en cuenta que hay aspectos de nuestro día a día muy afectados por unos cambios normativos que se suceden sin descanso.

Una normativa que nos afecta, y mucho

Este año hemos inaugurado un nuevo mapa de zonas declaradas vulnerables a la contaminación por nitratos, se está negociando una PAC con la importante novedad de los ecoesquemas, se trabaja ya en la redacción de un real decreto sobre nutrición sostenible en suelos agrarios… importantes novedades que van a modificar la forma de trabajar en el campo y que sin duda nos van a implicar a todos.

La realidad nos va a demostrar, ya lo está haciendo, que hay mucho camino por recorrer en la formación de agricultores y técnicos para un mejor uso de los insumos, de forma especial de los fertilizantes. Aprender a reconocerlos y a emplearlos es algo que va a redundar en el medio ambiente, en la rentabilidad de nuestras explotaciones y, sí, también en las ayudas que recibamos.

Esa es la razón de esta sección de CAMPO, que cumplirá ocho años en primavera y que en esta ocasión incide en un capítulo esencial para nuestra explotación: el de las características de nuestro suelo. Su conocimiento tendrá consecuencias en el abonado que realicemos y en la evolución de nuestras producciones. Es un buen momento para detenerse y leer.

Leer más

Los comentarios están cerrados.