Las siembras de cereal en Castilla y León avanzan bien, con el condicionante de las lluvias

El precio de los cereales inició semanas atrás una escalada que era impensable entonces, para satisfacción del agricultor. También se puso a llover, de manera que las labores de preparación de terreno y la sementera han ido adelante como deben.

Solo falta que las nubes den una pausa en algunas comarcas de la región, en las que hay más humedad, para que sea posible rematar la siembra de los trigos de otoño. “Casi seguro que con lo que ha llovido tengamos suficiente hasta febrero”, confía satisfecho, José María Santos, responsable del departamento de Agricultura e Innovación de Urcacyl. La humedad y las temperaturas suaves han favorecido, además, que esté mucho ya nacido. “Nacido y muy bueno”, subraya Santos. Quien sembró temprano, después de las primeras aguas, ha salido mejor parado.

Sí es cierto que la pluviometría ha sido mayor y menor según zonas, con sus consecuencias. Javier Rodríguez, técnico de Grupo AN, diferencia entre el centro y norte de Zamora, León y Palencia -donde ha precipitado más- respecto al sur de Burgos, centro y sur de Valladolid y Segovia.

En lugares con lluvias copiosas ha habido problemas para entrar. En los regadíos leoneses, ocupados hasta tarde con maíz y remolacha, no está claro que vaya a ser posible poner todo el cereal que preveían hace dos meses, opina Rodríguez.

Leer más

Los comentarios están cerrados.