Asaja advierte de que la crisis de consumo y precios de la ganadería de carne se agudiza con la pandemia

A las campañas de desprestigio se suman ahora las dificultades de comercialización en la hostelería

La ganadería de carne, tanto de vacuno como de ovino, venía sufriendo en los últimos años una crisis de precios, provocada por un descenso del consumo, consecuencia de las campañas de desprestigio alentadas por los verdes, ecologistas y mal llamados animalistas, a juicio de Asaja Palencia.

La imagen negativa que se ha intentado trasladar a la sociedad, centrada en contaminación, medio ambiente o riesgos para la salud, ha pasado factura a un sector que ha demostrado una gran profesionalidad y que ofrece productos de gran calidad.

Unos ataques que han provocado un descenso en el consumo, y por tanto en el precio de los productos cárnicos. En el caso del vacuno, la crisis empeoró desde 2018, con descensos de precio entre el 7 y el 9 por ciento, y ahora, en medio de una pandemia sanitaria con consecuencias nefastas en la hostelería, ha llegado hasta el 13 por ciento en casos como la carne de añojo. Pero en general, en todas las categorías de vacuno –añojo, novillas, terneros frisones y pasteros y vacas- se ha producido este descenso en consumo y precios.

Además, el almacenamiento privado, que se perfiló en un principio como una posible solución, “no ha tenido un efecto visible en las categorías de mayor valor, que eran las más demandadas en el sector de la restauración”, argumentan desde la organización agraria.

Leer más

Los comentarios están cerrados.