Fallece Julián Sardina, un icono empresarial de la Ribera del Duero

El empresario Julián Sardina, propietario y Director General del grupo agroalimentario Cecoga, ha fallecido en la mañana de este domingo. Un problema cardíaco que no ha podido superar como ya hizo otras veces, lo ha arrebatado de su familia a los 75 años de edad. La Ribera del Duero pierde a un símbolo de su tejido empresarial y una verdadera referencia en Castilla y León en su sector.

No ha sido preciso que falleciera Julián Sardina para poner en valor lo que ha representado y representa su figura en la Ribera del Duero. Ya en vida ha sido una de las personas más reconocidas de nuestro territorio, por sus actitudes y aptitudes. Un hombre forjado a sí mismo, una verdadera fuerza de la naturaleza que de la nada construyó uno de los grupos empresariales agroalimentarios más notables de Castilla y León. Siempre adelantado a su tiempo, su talento no tardó en aflorar para impulsar iniciativas siempre muy vinculadas al mundo de la ganadería y la agricultura, sus verdaderas pasiones. En los últimos años, algo más apartado de la empresa pero siempre trabajando al lado de sus hijos María, Pedro y Laura que han sabido recoger un legado, no solo empresarial, sino de valores a desarrollar dentro del negocio familiar, disfrutaba más que nunca de su huerto y de sus viñedos.

Julián Sardina no solo ha sido un enamorado de la Ribera del Duero. Ha sido una de las personas que más ha hecho por este territorio, a través del Grupo Cecoga pero también impulsando el mundo del vino al que llegó a través de su suegra Vicenta de las Heras en 1985 paseando en La Horra por una zona de viñedo familiar. Fue el embrión para que naciera Vinos Tudanca, una herencia de varias generaciones de viticultores que, des entonces, también empezó a formar parte de Cecoga que se volcó en la formación dentro de este sector y en dotar a los viticultores de los mejores recursos.

Leer más

Los comentarios están cerrados.