El riego salva a mucho viñedo del oídio

A pesar de la capacidad del cultivo de la uva para aguantar el calor, las altas temperaturas de las últimas semanas han favorecido la aparición de enfermedades como el oídio con un incremento mayor que en campañas anteriores.

Según comenta Paco Vilches, gerente de Agro Valladolid y Agro Cuéllar, la planta frena su ciclo de crecimiento en cuanto se ve dañada por el exceso de calor, y necesita de la humedad del agua para no “perder jugos y quedarse sin carne en los frutos”.

Por ello, desde diversas explotaciones se ha optado por pulverizar las plantas, en los casos más extremos para, de este modo, poder airear su crecimiento a la vez que se aplicaban los tratamientos específicos para prevenir la citada enfermedad.

Debido a las características del suelo en el viñedo, generalmente más abrupto y con piedras en la mayoría de los casos, el estrés hídrico es un factor determinante, debido de igual modo a la poca profundidad de los suelos donde se desarrollan las plantas.

Leer más

Los comentarios están cerrados.