Las malas hierbas son un aspecto importante tanto en la implantación del cultivo como en los años sucesivos. La cooperativa Agropal recomienda prestar atención al tipo de mala hierba y seguir las mejores recomendaciones para erradicarlas de nuestro cultivo.

Después de la siembra debemos estar muy atentos a si hay muchas malas hierbas (avena loca, rebrotes de cereal, crucíferas, etc.) que comprometan la nascencia de la alfalfa, puesto que en este estadio la alfalfa es muy vulnerable.

Para aplicaciones en alfalfa desde el primer año de cultivo recomendamos:

En el primer año del cultivo existen productos autorizados como el Harmony, Pulsar, Nervure, etc.

Para aplicaciones en cultivos de dos o más años Agropal recomienda los tratamientos herbicidas de invierno, donde podemos limpiar muchas malas hierbas desde el principio y obtener una alfalfa de mayor pureza y calidad.

Leer más

Los comentarios están cerrados.