Faltan pocos días para que las máquinas comiencen a cosechar en Castilla y León y el precio de gasóleo agrícola se ha situado en torno a los 0,77 euros/litro, lo que supone un 28% más que el pasado mes de mayo, y es un 36% superior al precio que pagaban los agricultores por el combustible en este mismo mes de junio del año pasado. Así lo apuntan desde La Alianza UPA-COAG, que recuerda cómo el consumo de carburante en el medio rural es muy alto en estas fechas, por la cosecha o el riego, y es uno de los mayores costes para los agricultores.

“Se trata de una circunstancia especialmente perjudicial para las economías de los agricultores de Castilla y León, puesto que tras la campaña desastrosa de producción y precios de 2017, había albergadas muchas esperanzas en poder compensar esta campaña parte de la ruina económica sufrida hace un año por estas mismas fechas”, según explica la organización, desde donde que el gasóleo B supone una media del 16% de los gastos en la producción de cereales.

En lo que va de año, se han ido superando las cotizaciones del gasóleo agrícola mes a mes,“incrementándose los costes de producción de las explotaciones agrarias que, sin embargo, no pueden trasladar esas subidas en la cadena agroalimentaria”, lo que convierte la situación en muchos casos en “insostenible”.

Leer más

Los comentarios están cerrados.