Las precipitaciones continuas han deparado que las siembras de la pipa y del maíz sean este año casi interminables. Todavía se están rematando las siembras de girasol en Soria y Burgos, mientras que las del cereal continúan en provincias como Palencia y Ávila. El calendario, ya casi acabando junio, pondrá fin a ambas sementeras ya.

El resultado es que hay ahora girasoles que llegan a la rodilla mientras que otros siquiera han podido gerninar. “Está bastante bien. La nascencia ha sido buena, con algunos problemas por falta de temperatura”, explica Carlos Blanco, de Koipesol.

También la campaña para poner el maíz se ha alargado. Están utilizando ciclos muy cortos: 250 y 280, según comenta la técnica de Dekalb Carmen de la Rosa.

Las superficies son menores que las de un año habitual. En Palencia hay más que en 2017 y los maizales leoneses rondan la superficie de otras temporadas. Ha nacido bien, con alguna incidencia por las tormentas, pero sin mayores problemas.

Leer más

Los comentarios están cerrados.