El temporal de nieve y lluvia que ha recorrido el campo de Castilla y León esta semana ha sido generoso. En algunos casos incluso con creces, ya que en provincias como Zamora son 40,6 los litros recogidos en la estación meteorológica de Aemet en la capital. Desde el 20 de febrero hasta ahora nada más, en más de un mes,  había registrado nada más que 10 litros. Los embalses también recibirán un necesario  impulso en el llenado. Esa es la tónica general para alegría del agricultor castellanoleonés.

La preocupación se estaba generalizando en el campo antes de las precipitaciones. Los cultivos cerealistas, que acumulan retraso en el desarrollo, comenzaban a pedir a gritos humedad para que el herbicida y la fertilización cumplan como deben. Muchas fincas están aún sin abonar y sin tratar. En otras, las labores se hicieron antes de tiempo. La meteorología ha optado ahora por el borrón y cuenta nueva.

Leer más

Los comentarios están cerrados.