En invierno no solo se realiza la poda en seco. Es un tiempo para hacer otras muchas labores, y sobre todo para observar el viñedo, lo que nos dará las claves de la campaña siguiente

Ahora que iniciamos un nuevo año puede ser interesante dirigir al viticultor algunas reflexiones, como la de no olvidar que en otoño e invierno conviene gastar botas en recorrer el viñedo. Este nos dará una información valiosa para la siguiente campaña y comprenderemos mejor lo que pasa en él. Todo ello nos ayudará a tomar decisiones futuras con mejor criterio

Tomás Jurío. Ingeniero agrónomo y enólogo. Director técnico de Bodegas Museum

Lo primero que tendríamos que hacer desde el momento en que la hoja está agostando es realizar esos recorridos. Debemos observar las hojas antes de que caigan, los troncos, los brazos, los sarmientos, las malas hierbas (verdes o secas) que puedan quedar en el suelo, los postes, restos de madera en el suelo de años anteriores, etc.

Y si hemos tenido una helada de primavera, la atención debería ser mucho mayor para poder dar las indicaciones necesarias al equipo de podadores, en caso de que no podemos nosotros mismos.

Leer más

Los comentarios están cerrados.