El esfuerzo que se ha exigido a los regantes de la Comunidad para que modernicen sus infraestructuras debe ir acompañado de una garantía en el suministro de agua, tal y como entienden desde la Junta de Castilla y León, y todo ello para evitar que se sucedan los problemas de sequía que han sido, por desgracia, tan protagonistas en 2017 en el sector agrario de todo el país. Por eso, en las negociaciones del Pacto Nacional del Agua, se planteará la necesidad de “embalses plurianuales” en Castilla y León, según ha explicado la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, en Los Desayunos de Ical.

Aseguró que se trata de una cuestión “complicada” y que debe compaginar con el impacto ambiental de estas “grandes infraestructuras nacionales”. Además, Marcos incidió en que son “obras a largo plazo y costosas, pero en las perspectivas de futuro tiene que estar planteado poder contar con este tipo de presas”. El reto no es otro que poder acumular agua para más de un año, sobre todo teniendo en cuenta que “Castilla y León contará con mucho más regadío” en los próximos años.

Leer más

Los comentarios están cerrados.