¿Podemos regar? La campaña de riego se aproxima, más como si fuera la espada de Damocles que como un valor seguro y rentable. Ahora no hay agua y tampoco nadie sabe si la habrá, al menos la suficiente. Ser eficaces y ahorrar centran en estos momentos la actividad mental del regante

Desde la CHD es precisamente su director técnico, Alfredo González, quien asegura que “aún hay margen para recuperar la normalidad”. La simulación de la Confederación Hidrográfica del Duero desvela que, si la precipitación de los próximos cinco meses es similar a los valores medios de los últimos 30 años, la situación en los embalses estará en niveles estables que permitirá el riego.

Puede que incluso haya que desaguar en marzo desde algunos pantanos si el invierno arrecia en lluvias y nevadas. No hay precedentes históricos de que siga sin llover nada. Han aumentado ya las entradas de agua en los embalses.

Leer más

Los comentarios están cerrados.