Emplear semilla certificada va a suponer menor dosis de siembra, con un ahorro significativo, además de mayores rendimientos, menor presencia de malas hierbas y mejor sanidad

El resultado, un producto más homogéneo con mayor valor añadido

Uno de los principales insumos, por no decir el principal en importancia de su elección por parte del agricultor o productor de una explotación agrícola, será la semilla.

Su elección será una de las claves para poder alcanzar la máxima producción y calidad que esté en cada momento y lugar a su alcance.

La semilla certificada aportará las garantías necesarias para la utilización de este insumo o input. Esto será porque el sistema de certificación se basa en un doble control: por una parte el de las empresas productoras de las semillas, y por otra, el de la propia Administración reguladora que es quién certifica el producto final (Semilla Certificada) con las características de calidad expresadas, que garantizarán el artículo.

Para obtener esta verificación se habrán controlado diferentes aspectos de la producción de esta semilla certificada que habrá tenido controles administrativos, inspecciones de campo y análisis de laboratorio superando para ello los baremos legislativos.

 

Leer más

Los comentarios están cerrados.