Las organizaciones agrarias Asaja de Castilla y León y Unión de Campesinos UCCL de Castilla y León han denunciado que los seguros agrarios, cuyo plazo de contratación para la campaña 2017/2018 se ha abierto recientemente, son más caros que la pasada campaña y que mantienen las mismas coberturas, sin que se vislumbre ningún tipo de mejora. La organización agraria denuncia en una nota de prensa que tras un año catastrófico, como ha sido 2017, para los cereales y otros cultivos herbáceos en la agricultura de Castilla y León, la respuesta en materia de seguros agrarios sea un producto más caro que sigue sin responder a las demandas del sector.

“En primer lugar, la subvención aplicada por el Estado a través de Enesa se reduce en un 10%, sobre la prima comercial base neta. Esta cantidad es equivalente a la subvención que ha anunciado la consejería de Agricultura, por lo tanto, el efecto en la póliza será neutro, es decir, la Junta aportará lo que deja de aportar el Estado y el agricultor no verá cambios al respecto en el momento de la suscripción, pero dejará de ingresar la subvención que percibía un año después”, indican.

Por otra parte, en el mismo comunicado aseguran que Agroseguro ha quitado a miles de agricultores, por haber dado siniestro esta campaña, una bonificación que le venía aplicando, que podía ser del 5% o del 10%, encareciendo como consecuencia de ello la póliza en la misma medida. Por si fuera poco, la siniestralidad de  este año ha sido también el pretexto para que Agroseguro modifique al alza el nivel de riesgo de cada agricultor, con criterios poco objetivos y nada transparentes, lo que de nuevo encarece el seguro, y en especial en el caso del seguro garantizado, que da más coberturas al agricultor.

Leer más

Los comentarios están cerrados.