Las lluvias caídas durante las últimas jornadas están posibilitando que los terrenos estén más aptos para las siembras que se harán en breve

La nascencia, una de las claves de este cultivo, se puede beneficiar también en la germinación si continúa así la meteorología

Las recomendaciones de ACOR siempre dan buenas pistas

Suma y sigue. Siempre adelante. Aún inmersos en la vorágine que supone una sequía histórica como la actual, toca arrancar de nuevo. Muchos agricultores ya han revisado la sembradora para, en unos días, iniciar la sementera de la colza. Un cultivo que resulta atractivo en muchas explotaciones castellanoleonesas tanto por sus virtudes agronómicas como por la rentabilidad que depara.

En pleno siglo XXI el agricultor dispone de información suficiente como para minimizar el riesgo. Básico es elegir la variedad más adecuada a su terreno. En esto le resultan de gran ayuda, además de la propia experiencia, los ensayos que llevan a cabo entidades públicas y cooperativas para testar las nuevas propuestas desarrolladas por las casas de semillas.

La pruebas de Itacyl  y las de ACOR son referencia. Las de la cooperativa, que publicamos en estas páginas, pueden despejar las dudas que asalten en estos momentos a quien ya está decidido a sembrar. No es el panorama más propicio, pero alguna de las tormentas propias de la época puede asegurar la vital nascencia de la colza.

Leer más

Los comentarios están cerrados.