El proceso de concentración y profesionalización gana impulso en Castilla y León, donde cuatro cooperativas de primer grado (Acor, Cobadu, Agropal y Copiso) están entre las diez primeras de España. La Junta trabaja en un nuevo plan de fomento para 2018

El número 48 de CAMPO, publicado el 6 de agosto, incluye un número especial dedicado a estas sociedades. Las cooperativas analizadas aparecerán gradualmente en www.campocyl.es

El modelo cooperativo ha dado el salto a la modernidad para ser mucho más que un colchón para el agricultor y el ganadero. En los últimos años se ha acelerado el proceso de modernización y dimensionamiento, de modo que estas sociedades han adquirido capacidad para influir en el mercado. También para competir en un escenario cada día más competitivo y para afrontar con éxito el fenómeno de la globalización.

Volumen de facturación. Las cooperativas suponen más del 21% del sector agrario español por volumen de facturación y suman el 18% de las exportaciones, lo que refleja de forma palpable ese camino hacia el crecimiento.

Castilla y León no permanece al margen de este fenómeno y cuenta con 380 de estas sociedades, que suman el esfuerzo de 50.000 profesionales. La suya es una posición de cierto liderazgo en el conjunto nacional, puesto que entre las diez primeras cooperativas españolas figuran cuatro con una implantación importante en la comunidad: Acor, Cobadu, Agropal y Grupo AN.

Analizadas exclusivamente las cooperativas de primer grado figuran en ese ranking Acor, Cobadu, Agropal y Copiso, mientras que dos destacan entre las de segundo grado: Copiso y el Grupo AN.

Leer más

Los comentarios están cerrados.