De sur a norte, las cosechadoras han empezado un año más a recorrer Castilla y León, y la recolección se ha iniciado en todas las provincias, principalmente en la superficie de cebada. Asaja Castilla y León recalca que la cosecha se ha adelantado respecto a las fechas habituales y las máquinas ya están en campo, confirmando así “los peores pronósticos sobre el desplome de producción en la Comunidad Autónoma”.

Aunque es pronto para concretar las cifras, todo apunta a que en Castilla y León se recogerá menos de 3 millones de toneladas, un tercio de lo que se recogió el año pasado. “Se suma así la de 2017 a la tristemente recordada cosecha de 1992”, como recuerdan. Ambas son ya las peores cosechas registradas en Castilla y León en el último cuarto de siglo, por debajo de los 3 millones de toneladas.

A continuación de la de 1992 y la de este año 2017, se sumarían como malas cosechas las de 2001, 2009 y 2005. Por el contrario, la mejor cosecha de estos 25 años fue la de 2008, año en el que se recogieron 9,3 millones de kilos de cereal, seguidas por la del año 2000, 2016, 2007 y 1993. La media de este periodo de 25 años supera en todo caso los 6 millones de toneladas. Curiosamente, “ni la mejor ni la peor cosecha de Castilla y León de estos 25 años coinciden con los resultados nacionales”. El récord nacional fue en 2013, seguida por la del año 2000 y la de 2016, y la más nefasta para el país en su conjunto fue la de 1995, seguida por 2005 y 1992.

Leer más

Los comentarios están cerrados.