Asaja Castilla y León advierte que el riego con energía eléctrica costará más a partir de esta campaña, “que sufrirán los agricultores con regadío eléctrico y contrato con Iberdrola Distribución, después de que la compañía decidiera por sorpresa aplicar la ley a rajatabla y negarse a admitir cambios en la potencia contratada hasta que no trascurran 12 meses desde la última modificación”, como señalan.

Desde la liberalización del mercado de la energía los regantes han visto incrementar exponencialmente su factura eléctrica, explican, y “tras varios años de negociaciones infructuosas con el gobierno para establecer una tarifa de temporada a la que pudieran acogerse estos agricultores que solo usan el agua, y por tanto la luz, durante 5 o 6 meses al año, los productores han buscado fórmulas para ajustar al mínimo posible este importante coste que lleva al límite la rentabilidad a muchos cultivos de regadío en Castilla y León”.

Entre los mecanismos de optimización utilizados por los regantes se encuentra el de la reducción de potencia en ‘Llana’ en la época que no se riega, logrando un ahorro importante al ajustar el mínimo mensual a pagar en función de la necesidad real de suministro.

Leer más

Los comentarios están cerrados.