El proyecto ‘Globalviti’ tiene como objetivo estudiar los efectos del cambio climático en el viñedo para mejorar la producción de vino a través de nuevas tecnologías, estrategias biotecnológicas y el manejo de la explotación. En esta investigación, recientemente aprobada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (CDTI), la Consejería de Agricultura y Ganadería participa como centro investigador subcontratado por la bodega Pago de Carraovejas, uno de los ocho socios del estudio.

Este importante proyecto nacional está liderado por Bodegas Torres y cuenta con la participación como socios de otras seis empresas, que son Ramón Bilbao, Juvé & Camps, Martín Códax, el Grupo Hispatec, la industria de maquinaria vitícola Pellenc Ibérica y Viveros Villanueva Vides, además de la citada bodega vallisoletana, con una asignación del 22 % del total del presupuesto.

También forman parte del proyecto trece grupos de investigación nacionales, entre los que se encuentra el ITACyL, pertenecientes a seis comunidades autónomas e investigadores de referencia, tanto españoles como de instituciones canadienses, australianas y francesas. En esta investigación están implicadas ocho comunidades autónomas con fuerte tradición vitivinícola.

Leer más

Los comentarios están cerrados.