El precio del petróleo es más alto que hace un año.
El barril vale un 75% por encima de febrero de 2016, pero el valor de las producciones agrícolas no sigue el mismo camino. Una gestión eficiente puede hacer que la factura eléctrica sea más asequible

Los gastos que cada año debe afrontar el agricultor para sacar adelante su cosecha son una amenaza constante. Especialmente si se incrementan sin ningún control por parte del productor. Por ejemplo, 2016 se ha caracterizado por un progresivo encarecimiento del precio del barril de petróleo y consecuentemente de lo que pagan agricultores y ganaderos por el gasóleo que necesitan para sus explotaciones, tal como señala Jesús Pasalodos, responsable de Energéticos Castilla y León en la cooperativa Grupo AN.

Desde febrero de la anterior campaña, con el barril en mínimos de 30 dólares; se ha incrementado su precio en un 75%, hasta el entorno de 56 dólares actuales por barril. Esto ha tenido como consecuencia que el gasóleo agrícola haya pasado en un año de 0,450 euros el litro a unos 0,650 euros. Es una subida del 45%. “El coste del petróleo es la mitad del precio del gasóleo; el resto son impuestos y costes de distribución”, recuerda Pasalodos.

Leer más

Los comentarios están cerrados.