En un mes se podrá prever si habrá buena cosecha. A partir de ahí pueden empezar a pesar los stocks de la última

Alfonso Palomo, director comercial de O. Palomo

Inmovilismo. No hay interés en el consumo a pesar de que todas las mercancías procedentes de las producciones agrícolas están más baratas. La demanda de trigo es superior a la de cebada: está más sujeto. En contra de la producción propia hay que reseñar que, tras la reposiciones, hay mercancía disponible en los puertos.

El ‘weather- market’ también ha sido determinante para evitar una posible tendencia al alza de los precios, ya que se ha calmado al menos en parte la acuciante sequía que padecían los cultivos. Todo apunta a que, a partir de ahora, el campo evolucionará hacia un estado mejor. Ya lo está haciendo. El próximo problema podemos preverlo en que a partir de marzo, si todo sigue así, la cosecha vieja comenzará ya a pesar. Las recolecciones estarán ya relativamente cercanas en lo temporal y aún queda mucho stock de la de 2016 en los almacenes.

Además, en estos momentos se están abonando bien las tierras en Castilla y León, a pesar de la gran subida de los precios de los fertilizantes. Obligan a un desembolso mayor de lo que el agricultor había previsto, pero es la manera de apostar por la mejor cosecha posible.

Leer más

Los comentarios están cerrados.