El calendario sigue su curso y se acercan las siembras de regadío, ese momento que debe aprovechar el agricultor que quiera aprovechar las nuevas tecnologías para conocer el día a día del suelo y el cultivo.

El principal beneficio de monitorizar la finca desde el principio “radica en que se pueden optimizar los primeros riegos, así como el abonado de fondo”. Así lo señala el director de Qampo, Antonio Sainz, quien defiende “seguir las buenas prácticas desde el primer momento del ciclo, puesto que la planta empieza a trabajar desde que la semilla está enterrada”.

Qampo es un sistema que permite la monitorización y el análisis de parámetros agronómicos y ambientales para maximizar la producción, la calidad y la sostenibilidad medioambiental, “y al tener instalado Qampo desde la siembra dispondremos de toda la información sobre cómo se va estableciendo el sistema radicular, un proceso determinante para el futuro desarrollo de la planta y, en último término, para obtener el mejor rendimiento”, apunta Sainz. “Por el contrario, si monitorizas solo durante la mitad del ciclo es como si riegas solo la mitad”, recalca.

Leer más

Los comentarios están cerrados.