La siembra concluirá en óptimas condiciones a poco que den margen las lluvias en la región

Soria y el norte de Palencia y Burgos son las zonas que mayor retraso acumulan todavía. La demora obliga a que muchos agricultores cambien la planificación que hicieron antes y ahora opten por poner variedades de cebada de ciclos más cortos.

Queda poco. Igual que el año pasado, estas fechas han sido, otra vez, de mucho ajetreo para sembrar en Castilla y León. Casi no ha llovido en la última semana, ha helado algo y el viento también ha ayudado a secar el campo. “Todavía es buen momento para sembrar. Como el año pasado…”, comentaba días atrás el técnico de Urcacyl José María Santos.

En el sur vallisoletano está sembrado en torno al 70% del terreno. “La nascencia ha sido perfecta porque ha habido humedad y buena temperatura”, certifica Armando Caballero, presidente de Cocetra. En lo que queda libre falta por poner cebadas y leguminosas. No ha llovido demasiado en la zona, pero sí de manera intermitente. Las labores se han podido hacer a ratos. La perspectiva es buena.

Leer más

Los comentarios están cerrados.