Adaja, Cega y Alto Tormes, en situación de emergencia por la escasez de precipitaciones

Los embalses de la cuenca gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) se encuentran al 34,3% de su capacidad total, en una situación muy similar a la media de los últimos diez años (37,2%) y 20 puntos por debajo del volumen del pasado año, “que resultó excepcional con reservas superiores al 50%”, como explican desde la confederación.

El volumen total de agua embalsada en el inicio del año hidrológico 2019-2020, que recordemos se prolonga del 1 de octubre al 30 de septiembre, alcanzaba al cierre de campaña los 994,7 hm3 frente a los 1.080,9 de la media de la década.

La mayor parte de los sistemas se encuentran en situación de normalidad, a excepción de las zonas del Adaja (en Ávila) y Pisuerga (en Palencia). Además del Adaja, el Cega y Alto Tormes se encuentran en emergencia, según el último informe mensual de seguimiento del Plan Especial de Sequía correspondiente al mes de septiembre.

La escasez de precipitaciones en un año especialmente seco ha afectado de forma desigual a la cuenca del Duero, con una mayor incidencia en la zona sur y, especialmente, en la provincia de Ávila. Las precipitaciones han sido entre un 20 y un 40% inferiores a las habituales lo que ha determinado que, en concreto, las aportaciones al sistema Adaja hayan registrado el mínimo histórico, con unas entradas al embalse que apenas han alcanzado los 15,3hm3 durante todo el año hidrológico. La importancia de dicho valor se puede extraer de su comparación con el último mínimo histórico, correspondiente al año 2004-2005, donde las aportaciones solo alcanzaron los 22,8 Hm fueron un 50% superiores a las de este último año.

Leer más

Los comentarios están cerrados.