China se resfría y el mundo estornuda

En los últimos días los mercados acusan la presión de la cosecha en Europa, que va a ser mejor que el año pasado. Incluso en España podemos decir que la cosecha ha sido ‘menos mala que mala’, con lugares en que la producción ha superado a la de hace doce meses.

Mientras tanto, y con carácter global, la situación que mayor tensión puede introducir en el sistema es la que vive China, afectada por el conflicto arancelario con EEUU, pero sobre todo por la caída en el consumo del propio gigante asiático.

El origen está en la crisis sanitaria que padece el país, que ha obligado a sacrificar millones de cabezas de ganado. Solo los responsables chinos conocen la dimensión real de este problema, que puede tardar mucho en solventarse. La situación afecta negativamente al consumode materias primas, que dejarán de importarse y que en buena medida deberán salir al mercado de la exportación. Como consecuencia, esa presión no va a permitir que los precios de las materias primas se incrementen; como mucho, que registren pequeños dientes de sierra.

Leer más

Los comentarios están cerrados.