Se abre un periodo de lluvias débiles, que podrían ser insuficientes para arreglar el secano

La llegada de la primavera ha servido para que regresen el viento y las nubes a Castilla y León, con un panorama revuelto que se prolongará a lo largo de la próxima semana.

Pero este cambio de panorama no está sirviendo para que caiga el agua que el campo necesita como respirar. Las lluvias producidas durante la jornada del viernes han sido muy escasas y solo en la provincia de Soria se han superado los cinco litros por metro cuadrado.

Las lluvias se generalizarán durante el fin de semana, pero no se trata de aguaceros. Si se cumplen las previsiones de Aemet, la lluvia será muy irregular a lo largo de la geografía regional y será muy raro superar esos cinco litros.

Este viernes la cota de nieve está entre los 700 y los 900 metros y se ha visto algún copo de nieve en zonas como la Ribera del Duero o Campaspero (Valladolid), pero solo ha cuajado en zonas de montaña. Las temperaturas máximas están en descenso.

El sábado se anuncia nuboso, con lluvias y chubascos generalizados en la segunda mitad del día, ocasionalmente con tormenta o incluso granizo. La cota de la nieve seguirá entre los 800 y los 1.200 metros.

Leer más

Los comentarios están cerrados.