La innovación y las nuevas tecnologías también tienen mucho que decir para un riego eficiente

Los terrenos que cuentan con la opción de regar los cultivos le dan más opciones al agricultor para que puedan sacarle mayor rendimiento a su trabajo. También es cierto que implican mayor inversión porque aplicar el agua tiene un coste adicional. El sistema para obtener el líquido, el equipamiento en la parcela e impulsarlo supone gastos.

“Para cualquier explotación agrícola el gasto energético tiene una gran repercusión en el coste de explotación por hectárea, por eso nuestra obligación es conseguir reducirlo”, diagnostica Jesús Ángel García, director técnico de Ingeniería Garmon.

Desde Garmon determinan que, hoy por hoy, la fuente de energía “más rentable, desde el punto de vista de costes de explotación, es la solar fotovoltaica”. La razón es que, una vez hecha la inversión, los costes de explotación solo ascienden a lo que supone el desembolso económico por el mantenimiento y amortización del sistema en su vida útil.

Leer más

Los comentarios están cerrados.