Las siembras aprovechan la humedad y apresuran la actividad entre unas lluvias y otras

El fantasma de la sequía, que ponía hace un mes en riesgo la sementera y las labores de suelo, no ha tenido otra opción que huir. El campo ya tiene la humedad que necesita el agricultor para trabajar, siempre que los encharcamientos no se generalicen.

Parece que el tiempo se normaliza en apoyo del agricultor. Ha tardado un poco en que llegaran las lluvias, pero ahora pinta mejor para las siembras y las labores que se estaban retrasando más de lo deseado. León (83,3 litros por metro cuadrado), Segovia (75,2 litros), Valladolid (64,2 litros) y Zamora (62,2 litros) han sido las más beneficiadas este último mes, desde el 17 de octubre. En la localidad palentina de Carrión de los Condes (59,8 litros), Soria (55,8 litros), Burgos (54 litros), Ávila (45,6 litros) y Salamanca (41,8 litros) tampoco ha estado mal, aunque ha llovido bastante menos.

José María Santos, de Urcacyl, destaca que donde más ha llovido es en las provincias de León, Zamora y Salamanca, que es donde más costará sembrar.

En muchas zonas la siembra se realizó de mala manera, con el suelo muy seco, y esta agua le vendrá muy bien al cereal. De este modo, aunque el grano se sembró en malas condiciones y mal sembrado está, hay que pensar que el año pasado también hubo un mal comienzo y después tuvimos una cosecha muy buena”, recalca.

Leer más

Los comentarios están cerrados.