El girasol se postula para una gran cosecha si un calor excesivo no la echa a perder

Pocos años hay en los que el girasol deje tan buenas perspectivas a esta altura de fechas. Ahora, en plena floración, solo hace falta que no haya excesivo calor que perjudique la polinización y la posterior formación de la pipa, tal como apunta el técnico de Euralis José Luis Sanz. “Está muy bueno”, resume satisfecho. “Está entre bueno y muy bueno”, coincide Carlos Blanco, de Koipesol.

Nació bien y ha tenido agua a discreción. La parte mala de que haya habido tanta humedad es que ha estado cómoda la planta, sin necesidad de profundizar mucho la raíz. “¡Qué girasoles hay!”, exclama con admiración el técnico de Cobadu José Crespo. El cultivo está muy uniforme y bien desarrollado incluso en las peores tierras. Prevé que la cosecha en Zamora va a ser “buenísima”. En el sur de Valladolid tienen las mismas sensaciones. “¡Están expectaculares! Nunca los he visto así”, comenta con entusiasmo el presidente de la cooperativa Cocetra.

Leer más

Los comentarios están cerrados.