El regante reinicia la actividad tras dos semanas de parón por la lluvia

De la ausencia total de agua a casi el exceso. Del drama a la alegría. Así va la fiesta en el campo de Castilla y León, donde la primavera ha dejado constantes precipitaciones en lo que llevamos del mes de junio. Y ahora todo apunta a que subirán ya las temperaturas, tal y como le conviene a los cultivos. Así, el regante ha estado parado al menos durante dos semanas y está a punto de retomar la actividad tras este inhabitual y forzoso descanso.

Los agricultores de los regadíos zamoranos no son la excepción. Los de la comunidad Virgen del Aviso, en Tierra del Vino, arrancarán pronto las bombas para fertilizar el maíz con abono líquido, según explica José Miguel Domínguez, presidente de la comunidad.

Con la frescura que hay ya acumulada tampoco será necesario aplicar mucha agua por el momento. Desde el 8 de abril han consumido solo un millón de litros. Calculan que cerrarán la campaña sin problemas con los 5.000 metros cúbicos que tienen asignados por hectárea. “Dos semanas hemos estado parados. Bueno, sin gastar…”, reitera el presidente.

Leer más

Los comentarios están cerrados.