Las ferias de Lerma y Almazán ponen a prueba la buena salud del campo de Castilla y León

Un año más la Feria de Lerma cumple con su cita y se celebra durante tres días: desde el domingo 29 de abril hasta el martes 1 de mayo.

Como en otras ocasiones, se espera que a esta 58 edición acudan unas 50.000 personas entre profesionales y público en general. Y es que el atractivo de la feria va más allá del sector agrario y su programa incluye numerosos reclamos, desde actividades para el público más joven hasta la presentación de productos del sector agroalimentario.

Para los profesionales de la agricultura y la ganadería uno de los principales puntos de atención reside en las demostraciones de maquinaria, que cada año atraen a más gente. Se celebran el lunes 30 de abril, que será el día más dedicado a los agricultores y ganaderos, pues al ser día laborable se espera la presencia de menos público general.

Federico Gutiérrez, concejal de Ferias y Promoción de Lerma, destaca la importancia de contar con un espacio para que cualquier expositor pueda ofrecer una charla a sus clientes y al resto de público presente en la feria. El espacio escogido por el Ayuntamiento de la Villa Ducal es el Molino Pisón, junto a la campa.

El recinto ferial se sitúa en las antiguas eras con una superficie aproximada de 80.000 metros cuadrados, lo que facilita a las empresas que el espacio no sea un problema para ellas y puedan mostrarnos toda su maquinaria.

Además, dentro del casco urbano, en plena Plaza Mayor, se acoge la Feria del Automóvil, que celebra este año su 16 edición, con las novedades de grandes marcas dentro del sector automovilístico.

Leer más

Los comentarios están cerrados.