Este año es más importante atinar con la primera cobertera

Muchas veces la clave de la fertilización, y por tanto del cultivo, reside en los elementos que tradicionalmente se denominaban secundarios, que se convierten en muy importantes cuando tenemos un cultivo intensivo, de altas producciones. En Castilla y León podemos referirnos a la remolacha (con los mayores rendimientos de Europa) o a la patata, con la mayor producción por hectárea de -al menos- la Península Ibérica.

También podemos incluir en esta familia de cultivos a los trigos de calidad con alto potencial productivo. El hierro, el azufre, el calcio o el magnesio pueden ser la clave para desempeñar sus respectivas funciones. También para permitir la adecuada absorción de los nutrientes principales por parte de la planta.

¿Cuánto fertilizante echar? La respuesta a esta pregunta será diferente, sin duda, para cada agricultor. En el caso de la patata, también para cada variedad. Porque no podemos perder de vista que, con carácter general, la adecuada fertilización será esencial para el destino que queramos dar a nuestra producción; sin ir más lejos, en una fase avanzada del cultivo un nitrógeno que no sea en forma nítrica puede hacer que la patata no valga para conservación. Cuidado con el contenido de agua en la patata.

Leer más

Los comentarios están cerrados.